Etiqueta: Yelaine Martínez Herrera

Casanova y su fábrica de mundos

Su apellido nos remite a una estrella, a un eterno Don Juan y hasta a un género musical. Pero él prefiere verse en su fábrica de mundos, como un lobo estepario, rodeado de esos seres de papel a los que da aliento porque… ¿qué es la creación sino un arte de soledad compartida?

A Andrés Casanova (Las Tunas, 1949) su pulso creativo no le deja quedar en el olvido. Libros suyos han traspasado las fronteras cubanas para acariciar las manos de lectores mexicanos, españoles y portugueses. Entre sus novelas divulgadas se encuentran: Hoy es lunes, Tormenta tropical de verano, Las trágicas pasiones de Cándida Moreno, La jaula de los goces, La fiebre del atún, Las nubes de algodón, No somos aquellos niños, Atrapados por el vicio, Canción desde la huida, y Onán en busca de la mujer perfecta.
Ha publicado los textos de cuentos El reloj, ese asesino, Pequeñas historias memorables, Ángel el desalmado y otras historias, y Ficciones de la Cuba mía. En cuanto a poesía rubricó Poemas desde mi cumbre.
A Casanova lo encontré presuroso en una calle tunera. Pero cuando le hablé de mi interés por conocer más sobre Fiesta con Havana Club, su última publicación, el tiempo pareció detenerse. Y así me cuenta:
«Para mí el policíaco es un pretexto narrativo, esta novela no escapa a eso. Nació con el sello de la editorial española Samarcanda. En ella (nótese la personificación) el espionaje es el camino que uso para conducir al lector. La trama nos lleva a una joven que, aunque parece prostituta, en realidad no lo es y desempeña un papel vital, pues debe ganarse la confianza del asesor principal de un ministro, pero todo es pura ficción».
El también poeta y autor de guiones radiales dramatizados, narra en este caso en un «espacio fabular» llamado La Habana, pero con matices de surrealismo. Además de personajes interesantes como policías cubanos de carne y hueso, aparecen seres del plano astral, lo que constituye una arista no muy común dentro del quehacer literario actual. Todos los elementos confluyen en el volumen con una marcada narrativa de la verosimilitud.
«Tuve que investigar sobre la Teosofía (conjunto de doctrinas religiosas que defienden que el conocimiento de Dios se puede alcanzar sin necesidad de la revelación divina); trato de romper en la redacción con la tendencia de que los cristianos nunca sean voces centrales en una novela; en mi obra sí tienen relevancia».
Incansable cuando de crear se trata, me habla de otros proyectos aún inéditos. «Tengo varios en gaveta, entre ellos las novelas El Cazamujeres, en la que el protagonista viaja desde el pasado (acompañado de tres sirvientes enanos como él) hasta el futuro en la búsqueda de la mujer supuestamente más hermosa; La familia ya no es sagrada, cuyo tema fundamental es el amor en la época actual, asociado a los sentimientos y pasiones de las jóvenes generaciones, y Confesiones de Larry Díaz, en la cual un muchacho procedente de una familia con escasos recursos, decide explotar su carisma y facultades amatorias para vivir de las mujeres».
Son solo una pequeña muestra de su cosecha. «En No habrá honras fúnebres para Oxiuro Vargas narro el estallido social que ocurre en un país ficticio de la geografía americana, aburrido de tolerar una eterna dictadura. Simboliza a los pueblos tercermundistas abocados a escoger entre el neoliberalismo tecnocrático (hambre, desempleo, existencia de ricos bien poderosos y pobres bien sometidos) o jugarse la partida por un sueño, una utopía, una quimera, casi un imposible.
«Nuevos Romeo y Julieta, por su parte, se trata de una historia de amor presentada con un pretexto narrativo poco habitual para la literatura cubana: el resurgimiento del evangelismo cristiano en la Isla, visto desde la óptica de la tolerancia hacia los creyentes en Dios, sin que la trama se convierta en un dogma religioso».
Así cohabitan en esa fábrica de mundos que es su cerebro las habilidades y enterezas para dejar una huella a posteriori. Desde un escritor «de provincia» que viaja a La Habana para entrevistarse con su agente literario y se dedica a espiar a sus vecinos de habitación en el hotel donde se aloja (La otra habitación), hasta versos que seducen por la diferencia, como: «Quizás resulte inútil recuperar los sueños, / imágenes y trinos. Quizás los olvidamos / de tanto ansiar estrellas de un incierto futuro» (Cantos por un futuro); y «El papel agujereado donde escribo mis poemas / escasamente sirve para nada o a lo sumo / como una burla contra quienes aún aguardan por las nubes» (Cuaderno de bitácora y otros olvidos).
Al tiempo que descubro esas pinceladas, él habla de otras ideas de cuentos, novelas y poesías. Me pregunto cómo imagina tan singulares universos. No por gusto este miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) ostenta en su currículo el haber sido seleccionado al premio artístico-literario Catania Duomo 1995, auspiciado por la Academia Ferdinandea de Ciencias, Letras y Artes, con sede en Italia.
Me dice que se cree olvidado porque a veces no lo invitan a leer o no es precisamente de los autores mediáticos. Le agradezco la sinceridad, pero enseguida respondo: «No se preocupe, siga fabricando mundos con esos seres de papel; los lectores agradecen. Sin dudas».

Tuneras en concurso nacional de música campesina

Las jóvenes tuneras Dalía Macayo García, Dianela Isabel Labrada Pérez, Taimara Portillo Fonseca y Yaimi Rojas Hernández representarán a la región oriental en la final del Concurso Nacional de Música Campesina Eduardo Saborit, que auspicia el programa televisivo Palmas y Cañas, cita prevista para el 20 y 21 de julio.

«Para mí es un orgullo defender nuestras tradiciones y lo más autóctono de los cubanos. El certamen le aporta mucho a mi superación, pues compartimos experiencias con otros artistas y aprendemos más sobre la tonada, la interpretación y otras aristas de lo tradicional», expresó Dianela, otrora integrante de Los Aztecas del Balcón.

Ella, sin abandonar su interés por la música mexicana, descubrió una pasión innata en el arte inspirado en la campiña y sus protagonistas. Al igual que Dalía y Yaimi, son frutos de los talleres de repentismo que impulsa la casa iberoamericana de la décima El Cucalambé, de esta ciudad.

Dalía, a pesar de ser muy joven, es toda una exponente en la conservación de la música popular tradicional de la nación. Su talento ha echado frutos en los talleres, obteniendo lauros importantes.

Actualmente Yaimi se desempeña como promotora cultural en el municipio de Jesús Menéndez. Con su quehacer también intenta preservar las tradiciones campesinas como manifestaciones que conforman la identidad cultural cubana.

Por su parte, Taimara Portillo Fonseca, desde su labor como metodóloga de Música del Centro Provincial de Casas de Cultura, enaltece su tradición familiar, en la que constan figuras como Baldomero Portillo, director del conjunto original Cucalambé, quien es su padre.

Esta joven se ha crecido no solo como intérprete, también ha desempeñado una labor encomiable siendo profesora de nuevas generaciones de talentos, a los que ha sembrado su amor por el estudio y la práctica de tópicos tradicionales como el punto cubano, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Dalía y Daniela representarán al oriente cubano como solistas en la final del concurso, mientras que Yaimi y Taimara lo harán como tonadistas. Las cuatros son dignas de admirar por su apego y defensa a la identidad criolla. Ellas enaltecen los versos de Eduardo Saborit (músico y compositor destacado, gran defensor de la cubanía): «Quiero un sombrero de guano,/ Una bandera,/ Quiero una guayabera/ Y un son para bailar./ Yo soy guajiro y nací/ En medio de la sabana/ Y la música cubana/ Es la que me gusta a mí».

El certamen, además de honrar su legado, deviene un espacio para la promoción de cultores del punto cubano, la controversia, el repentismo, la improvisación y las tonadas. El próximo 23 de junio se elegirán en competencia a los que representarán a la región central durante la etapa final.

Prepara Las Tunas encuentro nacional de orquestas sinfónicas y de cámara

A partir del 2020 en Las Tunas se realizará un encuentro nacional de orquestas sinfónicas y de cámara, impulsado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y los cultores de esa tipología musical en el territorio, informó a 26 Digital Dayron Ferrada Zapatero, presidente de esa organización en la provincia.

«A raíz de una reunión del Consejo Nacional de la AHS, se analizaron todos los eventos del país similares por manifestación, con el fin de potenciar el más destacado en cada caso y crear otros en modalidades no tan representadas. Detrás de la medida está la situación por la que atraviesa la nación y la inherente necesidad de aprovechar mejor el presupuesto, según las potencialidades de los territorios, para generar propuestas artísticas sólidas y sostenibles.

«Allí se decidió utilizar el presupuesto que hasta este año se dedicaba a la realización del Evento Nacional de Performance e Intervenciones La Pupila Archivada para desarrollar un encuentro nacional de orquestas sinfónicas y de cámara, con características únicas en Cuba, pues existe el Festival de Música de Cámara A tempo con Caturla, en Santa Clara, pero no abarca la parte sinfónica».

Las Tunas tiene a su favor un amplio quehacer en ese sentido. «Estamos trabajando con la Orquesta de Cámara del territorio para potenciar el trabajo. Giudel Gómez, su principal impulsor, sostiene una labor consagrada encaminada a materializar ese sueño. Queremos lograr un intercambio entre las orquestas sinfónicas del país y nuestros artistas. Además, apoyan la idea los afiliados de la AHS en música de concierto, que son numerosos, y unas cuantas unidades artísticas de menor formato (Claroscuro, Excelsis, por ejemplo), con resultados».

Mientras se consolida el proyecto, los elencos tuneros se entregan día a día a la superación y en ese camino varios son los frutos cosechados. Los amantes de estas sonoridades apostamos por un futuro luminoso, que logre enfrentar las complejidades que implica sostener un encuentro de tal envergadura y donde la cultura cubana salga siempre ganando.

Velada cultural despide a presidente de la Uneac

La noche de este jueves el patio de la Uneac en Las Tunas se iluminó con una calurosa velada cultural para despedir a Carlos Tamayo, presidente de esa organización en la provincia, con la participación de Fernando Rojas Gutiérrez, viceministro de Cultura, Luis Morlote Rivas, vicepresidente primero de la Uneac y otros funcionarios del sector en el país.

El joven Yuri Yero, en forma de estatua humana, les dio la bienvenida a los artistas. Una vez dentro de la institución, el dúo de cámara Presto sedujo con su música a los presentes. Luego los integrantes del gremio tributaron con iniciativas conmovedoras al líder, quien entregó 32 años de su vida a dirigir la vanguardia artística en el Balcón de Oriente.
Momento especial devino la proyección de un audiovisual realizado por Gretsin Cusidó, en el que varios afiliados a la Uneac y familiares del presidente de la organización expresaron hermosas palabras de agradecimiento y respeto hacia el también escritor e investigador.
«Con él entendí el significado del respeto y la dignidad», afirmó la locutora Gretsin Cusidó. «Es un ejemplo de humanidad, profesionalismo y sencillez», dijo el músico Ríchard Gómez. «Es una persona muy sensible, dispuesta a ayudar, con cultura del detalle y gran exquisitez, encuentra siempre la manera correcta para realizar la crítica oportuna», destacó Ileana Toirac, directora del telecentro TunasVisión.
En la cita le regalaron versos los escritores María Liliana Celorrio, Marina Lourdes Jacobo, Carlos Esquivel, Antonio Borrego, Ana Rosa Díaz, Lucy Maestre y Antonio Gutiérrez. La orquesta danzonera Cubaclamé y el trovador Ríchard Gómez también obsequiaron su talento.

Durante los días 25 y 26 del mes en curso se desarrolló en la provincia el Taller de Estudios sobre Identidad Cultural, unificado esta vez con el Evento Científico Verso y Punto

La cita, con sede en la casa iberoamericana de la décima Juan Cristóbal Nápoles Fajardo (El Cucalambé), devino acercamiento a temas relacionados con la espinela como expresión de cubanía, el trabajo en las comunidades, la labor de algunas instituciones artísticas e historias de vidas sobre protagonistas del desarrollo cultural en diferentes escenarios.

Para participar en el XXI Coloquio Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, que se desarrollará del 28 al 29 de junio próximo, se seleccionaron las ponencias: La estructura gramatical de la oración en la voz de la estrofa nacional cubana (del profesor y poeta Guillermo Castillo), Los talleres especializados de repentismo infantil y su labor en defensa de las tradiciones campesinas (de la repentista e investigadora Yunisleidys Castillo), y Expresión de cubanía en Puerto Padre (de los autores Gilberto Domínguez y Kenia Alonso).

El trabajo con las nuevas generaciones, la formación axiológica, el sistema de casas de cultura como salvaguarda del Patrimonio Material e Inmaterial, la artesanía en el municipio Majibacoa, la Bienal de la Escultura en Las Tunas y la historia del Grupo Iberoamericano Amigos de la Décima Espinel-Cucalabé, fueron otros de los tópicos abordados por los participantes de diferentes municipios tuneros.

¿Qué piensa Heras León de la literatura en Las Tunas? (+tuit)

«Las Tunas ha sido siempre cuna de excelentes poetas y narradores. No podemos olvidar nunca que esta es la tierra de El Cucalambé, de Gilberto E. Rodríguez; de ese extraordinario narrador llamado Guillermo Vidal, que contribuyó a colocar la provincia en el mapa de la mejor narrativa cubana del siglo XX», expresó en exclusiva a 26 Digital Eduardo Heras León, Premio Nacional de Literatura y Edición, autor a quien se dedica la Feria del Libro 2019.

«La tradición literaria del Balcón de Oriente se mantiene viva gracias a la notable labor investigativa de Carlos Tamayo, y a la obra de jóvenes escritores como Carlos Esquivel que posee un talento narrativo de primer orden, o como Júnior Fernández Guerra, ganador de los premios Calendario y Cucalambé, entre otros tantos. La literatura tunera es parte importante de ese gran esfuerzo de sus creadores, tanto en cantidad como en calidad, generado y alimentado por la Revolución», dijo quien ostenta la Condición de Huésped Ilustre de Las Tunas.

«Y a los jóvenes escritores, ¿qué decirles? Escribir, escribir, escribir, amar lo que se escribe y hacerlo con pasión como si en cada línea se nos fuera la vida. Esa pasión, esa angustia, ese parto doloroso de la creación literaria, tendrá, que nadie lo dude, su justa recompensa en el futuro», agregó el principal impulsor del centro de formación literaria Onelio Jorge Cardoso, a quien la cultura cubana le debe no solo sus propios textos, sino el haber sido el mentor de cientos de autores que encontraron en sus consejos y herramientas, la luz para no quedar en silencio ante la página en blanco.

Desarrollan encuentros de artistas aficionados de diferentes profesiones

Los encuentros municipales de artistas aficionados al arte y la literatura, convocados por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y el sector de la Cultura, se realizan por estos días en la provincia, con resultados satisfactorios.

«Es importante que se hayan retomado estos eventos, pues alientan a nuestros trabajadores a que desde sus diferentes puestos defiendan la cultura como escudo y espada de la nación», destacó María Antonia Amado Fajardo, miembro del secretariado de la CTC en la provincia.
«Solo en el municipio cabecera se presentaron más de 100 obras en las manifestaciones de literatura, teatro, música, danza y artes visuales, y con buena calidad artística. En este caso los sindicatos con mayor número de participantes fueron Civiles de la Defensa, Salud y Cultura», dijo Zoila Rosa Borjes Ballate, miembro del secretariado municipal de la CTC.
«Es una forma de defender la cultura porque sin ella no hay nada, y no es solo para los intelectuales, sino para todos los cubanos. Tenemos que nutrirnos cada vez más de los saberes universales pero siempre defendiendo nuestra cubanìa», destacó la escritora Lucy Maestre, quien fue jurado en un festival.
Los encuentros de este tipo también saludan el aniversario 80 de la CTC y devienen espacios para el aprendizaje y la retroalimentación de experiencias en escenarios ajenos a las rutinas diarias de sus protagonistas.
Mairelis Fernàndez Martínez, aunque es especialista en primer grado de MGI del policlínico docente Manuel Piti Fajardo, muestra gran dominio del lenguaje y talento en la declamación, cualidades que utiliza para rendir tributo a grandes próceres cubanos como el eterno líder de la Revolución Cubana Fidel Castro.
Por su parte, Meybol Hidalgo Nuez, desde la Empresa Comercializadora de Medicamentos de Las Tunas, enaltece la figura del Che y llama a la reflexión a través de obras teatrales que tratan aristas importantes de la sociedad. «Todos llevamos de alguna manera un artista dentro, el arte es sublime, aquilata el alma y la enaltece aún en la vorágine de nuestro quehacer diario», afirmó.
Ella es miembro del grupo de teatro Urgencias, creado en 1995, con resultados dentro y fuera de la provincia. Otra de sus integrantes es la declamadora Idania Galano, graduada de Ciencias Farmacéuticas. A propósito añadió: «Es una manera de desestresarnos y mantener viva nuestra historia».
Así se preparan los talentos con vistas al evento provincial que se desarrollará en mayo. Y para septiembre están previstas las audiciones que seleccionarán a quienes participarán en la cita nacional, que acontecerá en diciembre de 2019.

Premian a ganadores del Festival Cinemazul

Con el otorgamiento del Premio Ola al más destacado por cada municipio y el reconocimiento en la Categoría de Participación, concluye hoy en los diferentes territorios tuneros el Festival de Apreciación Cinematográfica Cinemazul.

En el municipio cabecera mereció el «Ola» la cineclubista Xiomara Mercantete, destacada por su naturalidad, capacidad de investigación y dominio del lenguaje teórico-artístico en lo concerniente al mundo del celuloide, según expresó el jurado, integrado por la escritora María Liliana Celorrio (presidenta) y las especialistas Ana Ibis Rodríguez y Yisel Díaz Cabrera, de la sala Titón y la Plaza Martiana, respectivamente.
El agasajo de participación lo obtuvo Joel Mustelier Ávila, con activa intervención y sapiencia demostrada. También fue distinguida con un premio especial, Laudi Varela, por su sustancioso análisis del audiovisual correspondiente.
Dedicado esta vez al aniversario 60 del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), por celebrarse el próximo 24 de marzo, y a la presencia de la mujer en el cine, desde el miércoles y hasta hoy los participantes en cada municipio enriquecieron sus conocimientos sobre el Séptimo Arte.
En la agenda de la cita estuvo la visualización y el debate de los filmes Café amargo (Rigoberto Jiménez), Por qué lloran mis amigas (Magda González Grau), Conducta (Ernesto Daranas), Se permuta (Juan Carlos Tabío), La bella del Alhambra (Enrique Pineda Barnet), Contigo pan y cebolla (Juan Carlos Cremata) y Una novia para David (Orlando Rojas).
Entre las singularidades del evento en esta ocasión estuvo su vínculo con instituciones educacionales como la ESBU Wenceslao Rivero, de esta ciudad, y la participación de los adolescentes que componen el Proyecto Sala de Sueños, liderado por la cineclubista Xiomara Mercantete y Yunicelia Zamora, especialista principal de la Dirección Municipal de Cine.
En la tarde de hoy el teatro Tunas, una de las sedes fundamentales del festival (junto a la sala Titón) acogió la presentación de la obra Fantásticos payasos, de la compañía Teatro Tuyo. Mientras, como complemento del Cinemazul, esta noche y mañana actuará en dicha institución el grupo villaclareño La Leña del Humor, con el espectáculo Estamos mejorando.

Un acercamiento a la vida y obra de José Martí

Un acercamiento a la vida y obra de José Martí, Héroe Nacional de Cuba, desde el arte y la mirada de infantes tuneros constituye el salón provincial De donde crece la Palma, inaugurado hoy en la galería taller de escultura Rita Longa, de esta ciudad.

Según informó Ricardo Arada Vázquez, metodólogo provincial de Artes Plásticas, este año se presentaron más de 300 obras, de las cuales 24 resultaron premiadas, y los municipios de Colombia, Las Tunas y Jesús Menéndez fueron los más destacados.
«El concurso es convocado desde la base hasta llegar a la cita nacional, prevista para mayo. Analizamos las obras por cuatro niveles, en dependencia de las edades de los niños. Este año hubo mucha calidad y variedad. Hay piezas tridimensionales (modelado en barro), uso de elementos tradicionales como el yarey, pinturas, dibujos con crayola, grabados y técnicas mixtas, además, el salón tiene un valor agregado por homenajear al Apóstol», puntualizó Arada.
En la presente edición obtuvieron premio de la Enseñanza Especial el taller de pirograbado De la raíz a la palma (municipio de Jobabo), más Lieti Máriam Carmenate (Las Tunas) y Manuel A. Arada (Las Tunas). También entregaron menciones en esta y otras enseñanzas.
Los niños de los niveles educacionales Primaria y Secundaria Básica que fueron premiados son: Daniel Eduardo Sánchez (Jesús Menéndez), Rebeca González (Las Tunas), Evelyn Rodríguez (Las Tunas), Yaila Ojeda (Colombia), Yessica Mujica (Colombia), María Fernanda Santo Domingo (Las Tunas), Dailenis Ávila (Las Tunas), Luis Emmanuel Saavedra (Las Tunas) y Daniel del Sol (Colombia).

Se avecina fiesta de los libros en Las Tunas

Más de 300 libros ya están en almacén con vistas a llegar a manos de los lectores durante la Feria del Libro en la provincia, que se realizará del 3 al 7 de abril, dedicado al Premio Nacional de Literatura Eduardo Heras León y a la República Argelina Democrática y Popular.

Según informó Andrés Borrero, jefe del Departamento de Promoción del Centro Provincial del Libro y la Literatura, este año las actividades centrales ocurrirán en los alrededores del parque Maceo, de esta ciudad, y dentro de las opciones destaca la gran cantidad de títulos dirigidos a los infantes.

Entre las propuestas de Sanlope, la editorial tunera, se encuentra el más reciente Premio Principito titulado Gaby en París y otros cuentos, de la escritora y profesora universitaria Maritza Batista. Además, destacan 36 navegan, novela con singulares personajes de nuestra sociedad, del majibacoense José Alberto Velázquez, y Los hemisferios contrarios, con el que sus autores Carlos Esquivel y Alexánder Aguilar obtuvieron el Premio Cucalambé 2017.

Por la parte culinaria, sobresale el libro 65 recetas para disfrutar en familia, del chef internacional Rohan Miguel Avilés Pérez, y en cuanto a la historia, Angola una gran oportunidad, del licenciado en Ciencias Sociales y jubilado de las FAR Miguel Ángel Polo Vega, y Fidel. La guerra en Las Tunas y Holguín (1958), del historiador José Abreu Cardet.

Borrero señaló que existirá una significativa representación de autores tuneros publicados por otros sellos editoriales y algunos escritores compartirán sus primeros libros como es el caso del amanciero Alexánder Jiménez del Toro. El jolgorio literario está dedicado además, a los aniversarios 60 del triunfo de la Revolución, 57 de la OPJM, 56 de la UJC y 190 del natalicio de Juan Cristobal Nápoles Fajardo, El Cucalambé.