slider2
dia-cultura-cubana
slide_anfora
slide_fidel_aniver

Un sueño que se convirtió en Euforia

Un sueño que tiene sus antecedentes en el Instituto Pre Vocacional de Ciencias Exactas Luis Urquiza Jorge,  en tiempos en los que el arte no iba más allá de una diversión de amigos, es hoy una realidad. Las ansias de contagiar energía obligaron a su director Leandro Pino Gómez a plantearse la posibilidad de crear un proyecto en el que jóvenes universitarios de Las Tunas tuvieran un espacio para encontrar su otra vocación.

«Ya tenía las referencias del movimiento de artistas aficionados en otras provincias, como es el caso del conjunto músico-danzario Maraguán, de Camagüey y Telón Abierto, de Ciego de Ávila, pero en Las Tunas no había nada parecido, por qué no hacer lo mismo aquí. Me dispuse a reunir a los amigos que en el pre compartían el interés por el baile y el 3 de octubre de 2014 ya tenía mi propia compañía, así surgió Euforia».

¿Por qué el nombre de Euforia?

«Porque Euforia representa una energía desbordante y la alegría en su máxima expresión y eso, precisamente, es lo que pretendemos contagiarle al público».

¿En estos tres años de creado el grupo cuáles han sido los mayores tropiezos?

«Mi inexperiencia fue uno de los primeros problemas, tengo 22 años pero cuando decidí fundar Euforia solo contaba con 19 y por el camino surgieron otros inconvenientes como la falta de un espacio para presentarnos porque nadie nos conocía, la dualidad de funciones pues a los ensayos hay que otorgarle tanto tiempo como a la docencia para lograr resultados positivos o la falta de seriedad con la que algunos nos miraban.

«Poco a poco con el apoyo de la Federación Estudiantil Universitaria fuimos abriendo algunas puertas, así para nuestro primer Festival provincial de artistas aficionados logramos el máximo galardón, entregado por última vez en la manifestación de danza al grupo Cueybá hacía ocho años».

¿Qué hace de Euforia un grupo sui géneris?

«La compañía exhibe en sus presentaciones bailes del folclor campesino de la provincia, géneros de la música popular bailable además de espectáculos de cabaret fusionados con las tendencias actuales de la música y la danza. Desde hace un año contamos con un grupo musical, integrado también por estudiantes universitarios, que se preparan para en cada ocasión crear la simbiosis perfecta que debe existir entre las manifestaciones del arte.

«También nos preocupamos mucho por la imagen del grupo y por responder a las necesidades de los públicos. Mi carrera de Comunicación Social me ha brindado las herramientas comunicativas para proyectar una estética atractiva al espectador. Desde los vestuarios hasta los repertorios todo está diseñado siguiendo las bases de esa conceptualización.

La competencia en el arte en ocasiones va en detrimento con la amistad entre los artistas. ¿Euforia perdería con el tiempo ese valor que le ha dado alma a la compañía?

«Siempre he tenido presente que el mundo del arte es muy convulso y si no se guía por el buen camino de él pueden surgir sentimientos como la envidia o la frustración, pero yo siempre quise crear una compañía que rompiera todos los esquemas. Nuestro arte debía nacer de una familia de amigos y aunque por cuestiones de la vida muchos de los que iniciaron el proyecto conmigo siguieron otro rumbo, los que van llegando inmediatamente ya son parte de esa familia».

Hacer del arte una forma de convivencia más que de subsistencia es el mayor logro de Euforia, una compañía joven dispuesta a crecer. (Leydiana Leyva Romero).

Tomado: tiempo21.cu

Sobre el autor

Post relacionados

Deje su opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*