Archivo de 7 octubre, 2019

Muestra fotográfica invita a concebir nuevas libertades desde la imagen

Con una serie de 10 fotografías se exhibe la muestra La jaula se ha vuelto pájaro, de Junior Fernández Guerra, en la galería del Centro Cultural Huellas, de esta ciudad.

Abierta como parte del evento literario Portus Patris, invita a la decodificación desde la comunión de imagen y texto, los mismos derroteros que conforman la cotidianidad del joven en su rol de escritor y artista de la plástica.

Gamas que transitan del blanco al negro con un destacable componente erótico, con líneas suaves, y luces que crean una atmósfera intimista, atrapan al espectador capaz de adivinar cierta liberación desde aquellas ataduras que pueden significar una suerte preferida.

Sobre los significados que plasman las imágenes comenta Junior Fernández: «Es una serie fotográfica que compuse a partir de un poema de Alejandra Pizarnik que se llama La espera, en el que hay unos versos que son muy recurrentes dentro del texto que dicen la jaula se ha vuelto pájaro.

«Constantemente ella está volviendo a la imagen de la jaula como símbolo de liberación más que de opresión. Realmente dentro del poema pude capturar muchas imágenes en el momento que lo estaba leyendo y me di cuenta de que tenía algunas inquietudes desde el punto de vista de la fotografía.

«Es una exposición que habla un poco de la liberación a través del sometimiento, como una máxima de la edad media que dice que así como la sal purifica el agua, el azote purifica el espíritu; me parece que un poco de eso es de lo que está hablando».

Sus ocupaciones de Junior Fernández en el campo de la fotografía insisten en el reencuentro con la obra de Alejandra Pizarnik.

«Estoy preparando otra muestra también con su figura literaria de la escritora argentina. Su imagen es muy fuerte no solo dentro de mi obra visual sino también dentro de la escrita, y la próxima expo se llama Vértigo o contemplación de algo que termina, que ahora mismo está en concepto pero espero terminar antes de que termine el año».

Junior Fernández Guerra transita entre el mundo de la literatura y las artes visuales, en especial con el tratamiento de la fotografía. La existencia, con sus mitos y contradicciones, sin descontar la sencillez única de la arquitectura, son temas que recoge en imágenes, para luego abocarse en el de la narrativa y la poesía con cuestionamientos al mismo tiempo filosóficos y contemporáneos.

El joven creador es miembro de la Asociación Hermanos Saíz y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, además es uno de los impulsores de la editorial cartonera Encaminarte, que promociona la obra de noveles y reconocidos escritores.