Archivo de 15 agosto, 2019

Freddy Laffita: No hay modo de ir a la banalidad


La trova permanece: es patrimonio que muchos defienden a pesar del ruido de la industria cultural que prefiere sumergirse en la banalidad y el facilismo, a pesar de que muchos trovadores hayan hecho concesiones para publicar sus obras. La cultura modifica sus expresiones artísticas en el propio devenir, pero las esencias deben permanecer. Cada vez hay menos difusión y escasean los espacios públicos para el disfrute de este género, sin embargo, su valor como expresión cultural y su resistencia permiten que aún podamos encontrar momentos y artistas que defienden la trova en el sentido más genuino de su significado: poesía para ser cantada.

Durante la celebración de la jornada por el vigésimo primer aniversario de la editorial Reina del Mar Editores, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Cienfuegos, tuvo a bien, invitar al escritor y trovador Freddy Laffita. Durante esos días compartió su arte en los Jardines de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en el espacio Café con Letras, en las jornadas de lectura y presentación de libros realizadas en el Centro Cultural Mella, sede de la AHS y en recitales ofrecidos en la peña Dios y los locos, conducida por el poeta Ian Rodríguez, en el Muelle Real. Freddy compartió vivencias y su postura ante la canción y el verso en estos tiempos en esta entrevista.

Mi idea siempre fue ser escritor: la guitarra fue solo una trampa de las circunstancias… Freddy Laffita

Freddy Laffita lee poesía junto al mar de Cienfuegos. (Foto: Pablo Guerra)
Freddy Laffita lee poesía junto al mar de Cienfuegos. (Foto: Pablo Guerra)

Freddy Laffita tiene la apariencia de un hombre común: delgado, de andar agitado, de semblante tranquilo, pero con ojos pequeños y vivaces que descubren el verdadero genio de este hombre, a quien la vida toda le entra por esos ojos pequeños para no perderse en ellos, ni una gota de su sabia. A quien haber nacido en el campo le regala la limpieza y sencillez del guajiro que nunca ha dejado de ser; de Moa la ciudad cosmopolita holguinera una cultura más allá de los mares; y de Las Tunas esa sabia de hombre de pueblo. Así mismo sus múltiples oficios (administrador de farmacia, profesor de inglés, obrero portuario, estudiante universitario de física-matemática) le brindaron un modo muy particular de ver a la gente natural y hacerlo sin prejuicios, y así de entender el mundo y las personas.

Freddy hace muchos años vives en Las Tunas, pero naciste en Baracoa, Guantánamo; incluso viviste en Moa, Holguín y has recorrido toda la Isla mostrando tu obra. ¿Qué elementos crees que hay en ella de esos lugares en los que has vivido, de la gente que has conocido y de las experiencias que has tenido en esos lugares?

Bueno, en efecto yo nací en Baracoa, no en la ciudad exactamente, en un terruñito que hay cerca de la vía a la farola, un lugar maravilloso, realmente todavía lo es, los ríos siempre tienen agua, un lugar exquisito, yo siempre he dicho que es un lugar creativo, las líneas del paisaje son únicas (…) Moa me dio mucho, cuando yo me mudé a los 11 años, Moa era una ciudad muy cosmopolita (…) me mudé para Las Tunas buscando de lleno dedicarme a la música (…) por estar moviéndome por tantos lugares tuve muchos trabajos…  eso no quiere decir que en todas las canciones uno hable de eso. Siempre en algún detalle influye el conocimiento… de haber tenido distintas formas de conversar el mundo con las personas.

A pesar de todas esas vivencias supuestamente comunes, no eres un hombre común, eres un hombre que se cuestiona la vida y que tiene una manera muy especial y abstracta de entenderla y de mirar lo que pasa a su alrededor y llevarlo a su obra. ¿Cómo lo haces? ¿Cómo logras esa relación entre lo cotidiano y ese ser humano que se cuestiona cosas y que se pregunta sobre la vida y trata de darles una respuesta no común?

Es de lo más interesante lo que me preguntas. Quizás la esencia del asunto, por lo menos desde mi punto de vista, es observar el mundo, analizarlo. Ahí habría que decir que yo me preocupé por estudiar, yo estudié física-matemática en la Universidad de Oriente, algo que aparentemente no hacía falta, pero lo que estaba era tratando de buscar una comprensión del mundo, una comprensión que no está en la filosofía ni andar por las calles (…)

El arte no es para aconsejar, el arte es para mostrarte una realidad y obligarte a que la vivas, la trampa es que tengo que hacerte cómplice… Freddy Laffita.

¿En tu carrera qué llegó primero la trova o la poesía? ¿Cómo ocurrió?

Freddy Laffita en Café con letras UNEAC. (Foto: Belkis González)
Freddy Laffita en Café con letras UNEAC. (Foto: Belkis González)

La poesía, en verdad mi idea era ser escritor, la guitarra fue una trampa de las circunstancias. La guitarra apareció y yo siempre quise tocar guitarra, obviamente, pero nunca había tenido una guitarra, digamos que en mi situación familiar era imposible darse ese lujo, de que me compraran una guitarra o cosa así. Lo mío era la poesía. Y la poesía después, yo de muchacho lo probé casi todo, traté de ser dramaturgo (…)

Fredy Laffita hace trova, escribe poesía, eso es lo que haces… pero quién es Freddy Laffita?

Yo he sido muchas cosas o mejor dicho yo he hecho muchas cosas, si te cuento que he sido administrador de farmacia, profesor de inglés, de matemáticas, de física, obrero portuario, limpiador de tanques de lixiviación, nadie quiere estar en ese trabajo, estudiante, buen estudiante (…) pero todo eso fue cosas que yo hice no lo que yo era (…) como mismo he vivido en muchos lugares supongo que he sido muchas cosas, ahora soy como todo el mundo, uno es según la casa donde uno vive y la ciudad donde uno viva (…)

¿Pactarías con la banalidad y la mediocridad para seguir gustando a la gente?

En el caso de personas como nosotros no debiéramos vanagloriarnos y el que crea que nos vanagloriamos le diríamos lo siguiente: es que no podemos. Es decir no es que no lo hagamos porque no queremos, es sencillamente que no podemos hacerlo. No hay modo de ir a la banalidad (…) no es que seamos modestos, no es que seamos buenas personas, no es que seamos muy inteligentes es que sencillamente no somos así, no hay modo de que lo logremos, nunca vamos a caer en eso.

Freddy Laffita López. Baracoa, Guantánamo. Es un importante trovador cubano, que además de trovador es poeta en todos los sentidos de la palabra, ha promovido el trabajo de otros que como él, defienden una canción diferente, necesaria. Miembro de la UNEAC y Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz, que ha contribuido a la renovación de un movimiento trovadoresco sólido en su provincia desde cada uno de sus proyectos y espacios. Un maestro de nuevas generaciones que se nutren de la presencia lírica en sus textos, de la manera con que se acerca a la vida, los amores y dolores que vienen aparejados al oficio de existir.