Archivo de 3 junio, 2019

Tuneras en concurso nacional de música campesina

Las jóvenes tuneras Dalía Macayo García, Dianela Isabel Labrada Pérez, Taimara Portillo Fonseca y Yaimi Rojas Hernández representarán a la región oriental en la final del Concurso Nacional de Música Campesina Eduardo Saborit, que auspicia el programa televisivo Palmas y Cañas, cita prevista para el 20 y 21 de julio.

«Para mí es un orgullo defender nuestras tradiciones y lo más autóctono de los cubanos. El certamen le aporta mucho a mi superación, pues compartimos experiencias con otros artistas y aprendemos más sobre la tonada, la interpretación y otras aristas de lo tradicional», expresó Dianela, otrora integrante de Los Aztecas del Balcón.

Ella, sin abandonar su interés por la música mexicana, descubrió una pasión innata en el arte inspirado en la campiña y sus protagonistas. Al igual que Dalía y Yaimi, son frutos de los talleres de repentismo que impulsa la casa iberoamericana de la décima El Cucalambé, de esta ciudad.

Dalía, a pesar de ser muy joven, es toda una exponente en la conservación de la música popular tradicional de la nación. Su talento ha echado frutos en los talleres, obteniendo lauros importantes.

Actualmente Yaimi se desempeña como promotora cultural en el municipio de Jesús Menéndez. Con su quehacer también intenta preservar las tradiciones campesinas como manifestaciones que conforman la identidad cultural cubana.

Por su parte, Taimara Portillo Fonseca, desde su labor como metodóloga de Música del Centro Provincial de Casas de Cultura, enaltece su tradición familiar, en la que constan figuras como Baldomero Portillo, director del conjunto original Cucalambé, quien es su padre.

Esta joven se ha crecido no solo como intérprete, también ha desempeñado una labor encomiable siendo profesora de nuevas generaciones de talentos, a los que ha sembrado su amor por el estudio y la práctica de tópicos tradicionales como el punto cubano, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Dalía y Daniela representarán al oriente cubano como solistas en la final del concurso, mientras que Yaimi y Taimara lo harán como tonadistas. Las cuatros son dignas de admirar por su apego y defensa a la identidad criolla. Ellas enaltecen los versos de Eduardo Saborit (músico y compositor destacado, gran defensor de la cubanía): «Quiero un sombrero de guano,/ Una bandera,/ Quiero una guayabera/ Y un son para bailar./ Yo soy guajiro y nací/ En medio de la sabana/ Y la música cubana/ Es la que me gusta a mí».

El certamen, además de honrar su legado, deviene un espacio para la promoción de cultores del punto cubano, la controversia, el repentismo, la improvisación y las tonadas. El próximo 23 de junio se elegirán en competencia a los que representarán a la región central durante la etapa final.

Prepara Las Tunas encuentro nacional de orquestas sinfónicas y de cámara

A partir del 2020 en Las Tunas se realizará un encuentro nacional de orquestas sinfónicas y de cámara, impulsado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y los cultores de esa tipología musical en el territorio, informó a 26 Digital Dayron Ferrada Zapatero, presidente de esa organización en la provincia.

«A raíz de una reunión del Consejo Nacional de la AHS, se analizaron todos los eventos del país similares por manifestación, con el fin de potenciar el más destacado en cada caso y crear otros en modalidades no tan representadas. Detrás de la medida está la situación por la que atraviesa la nación y la inherente necesidad de aprovechar mejor el presupuesto, según las potencialidades de los territorios, para generar propuestas artísticas sólidas y sostenibles.

«Allí se decidió utilizar el presupuesto que hasta este año se dedicaba a la realización del Evento Nacional de Performance e Intervenciones La Pupila Archivada para desarrollar un encuentro nacional de orquestas sinfónicas y de cámara, con características únicas en Cuba, pues existe el Festival de Música de Cámara A tempo con Caturla, en Santa Clara, pero no abarca la parte sinfónica».

Las Tunas tiene a su favor un amplio quehacer en ese sentido. «Estamos trabajando con la Orquesta de Cámara del territorio para potenciar el trabajo. Giudel Gómez, su principal impulsor, sostiene una labor consagrada encaminada a materializar ese sueño. Queremos lograr un intercambio entre las orquestas sinfónicas del país y nuestros artistas. Además, apoyan la idea los afiliados de la AHS en música de concierto, que son numerosos, y unas cuantas unidades artísticas de menor formato (Claroscuro, Excelsis, por ejemplo), con resultados».

Mientras se consolida el proyecto, los elencos tuneros se entregan día a día a la superación y en ese camino varios son los frutos cosechados. Los amantes de estas sonoridades apostamos por un futuro luminoso, que logre enfrentar las complejidades que implica sostener un encuentro de tal envergadura y donde la cultura cubana salga siempre ganando.