COMUNIDAD PRIMITIVA
Comunidad primitiva
Restos arqueológicos
Hace alrededor de 6000 años hasta la llegada de los europeos, Las Antillas presentaban un panorama muy distinto al actual, las zonas que ahora son dedicadas a la agricultura y otras actividades, estaban cubiertas por espesos bosques, presentaban una topografía con naturaleza virgen que debieron modificar el régimen de lluvias y el clima.

Cuba según una descripción de los cronistas, era una isla que se podía comunicar de un extremo a otro bajos sus bosques sin ver el sol. En este medio vivía una rica fauna que sirvió de alimentación a los primeros habitantes de la isla.

Para imaginarnos el medio en que habitaron lo aborígenes en nuestro municipio detengámonos en su entorno geográfico, que está formado por un extenso llano interrumpido solamente por los cerros de Caisimú y Dumañuecos, de pocas alturas y algunas pequeñas elevaciones. Además un litoral costero que presenta zonas bajas y de playas, así como una pequeña elevación de isletas, por lo que existen sobradas posibilidades para que el territorio que abarca hoy nuestro municipio estuviera poblado por grupos aborígenes.
En nuestro municipio se han encontrado evidencias aisladas del arcaico (preagroalfareros) ejemplo, el Conchal que hay es de primera magnitud compuesto por conchas de cobo fundamentalmente. En su mayoría los corales aparecen con la perforación apical típica de los aborígenes, tambiéb se han encontrado en el lugar algunos instrumentos de trabajo. Por el momento no podemos atribuirle ninguna filiación cultural, por los escasos elementos antropogénicos de que se dispone.

De los grupos agroalfareros de la variante cultural Baní (Subtaíno) de Manatí se han encontrado evidencias aisladas, pero el norte de las provincias orientales fue densamente poblado por las culturas agroalfareros, en la vecina región de Nuevitas y en sus alrededores aparecen importantes estaciones arqueológicas. trabajos posteriores de exploración arqueológica revelaron la verdad de toda esta dilatada región. Ejemplo, Palancón: se han localizado varis elementos aislados de grupos agro ceramistas como son hachas petaloides y un buril (variedad tipológica del hacha).
En esta zona se hicieron exploraciones, no encontrándose más elementos, pensamos que debió ser un lugar frecuentado por aborígenes de asentamientos mediterráneos (tierra adentro).

En los sitios de la variante cultural Guacanayao (arcaico) se observa por los restos alimentarios encontrados en ello, constituidos en su mayoría por conchas de moluscos, huesos de peces y otros animales, el tipo de actividad económica que relizaban (caza, pesca, recolección). La económi de los grupos agroalfareros fue productiva, dedicada al cultivo de la yuca, maíz, boniato, etcetera y la producción de casabe, razón por la que vemos los vestigios de sus comunidades en lugares con agua potable, cerca de terreno fértiles, aptos para siembra. Además se dedicaban a actividades como: cerámica, industria mecrolítica ( tallas de piedra), tallas en conchas, huesos, madera y otras conocidas por las referncias de los cronistas de indias como la confección de bebidas.

Existía una cooperación simple, el trabajo era colectivo y todo lo que se obtenía era de uso común, su economía era de apropiación, aunque debió existir una diferenciación de las tareas no hubo divición social del trabajo.

Mientras los hombres se dedicaban a la agricultura, la caza, la pesca, construcción de canoas, ajuares de pesca y otros instrumentos, las mujeres se dedicaban a la cerámica,  cuidado de sus hijos y la casa.

Un jefe de comunidad o cacique que orientaba el trabajo y mandaba al grupo, el behique era el curandero del pueblo, objeto de culto y veneración. Se dedicaba a la cura y la hechicería. Existió la divición social del trabajo con individuos responsabilizados con la relización de funciones específicas dentro de la tribu.